Sobrevivientes, resilientes!

res

Es imposible vivir en mundo rosa que no tenga adversidades o reveses… necesitamos de experiencias diferentes para ampliar nuestras percepciones de las cosas y para procesar lo que nos pasa. Justamente porque atravesamos frustraciones, podemos manejarnos como adultos en el mundo real, soportando contratiempos y capitalizando sentimientos y pensamientos.

Hay un término muy usado hoy: resiliencia, este concepto viene del latín resilio y significa volver atrás, volver de un salto, rebotar. En la psicología fue acuñado por Michael Rutter, quien pensaba que se trataba de flexibilidad social y adaptativa. Este autor se inspiró en la definición de la ingeniería: cantidad de energía que puede devolver un material elástico sin absorberla.

En definitiva, la resiliencia muestra la habilidad para resurgir de la adversidad, adaptarse, recuperarse y transformar significativamente las experiencias que obtenemos en interacción con el ambiente. Vencer los obstáculos de la vida y aprender a superar nuevos es lo que nos hace felices y resilientes. De esta forma, se ve el grado de tolerancia a la presión que tenemos y la tenacidad para fortalecernos a pesar de los escollos.

Podemos ampliar nuestra capacidad de ser resilientes en el interjuego dinámico de protegernos, equilibrarnos frente a la tensión, aceptando el desafío y la responsabilidad de lo que construimos; ¿cómo?

. Valorándonos: con autoestima y autorespeto
. Teniendo una actitud positiva frente a la vida, viendo el vaso medio lleno en vez de medio vacío
. Permitiéndonos disfrutar
. Pensando antes de actuar
. Siendo flexibles y buscando soluciones creativas
. Pidiendo ayuda
. Actuando de manera proactiva y no solo reactiva ante las situaciones que vivimos

Si, se puede…