Decile basta a los PN

pens

Esos pensamientos negativos que bloquean la existencia pueden desterrarse. Se necesita voluntad, disciplina y hacer el ejercicio diario. No es magia, es trabajo!

Tu lenguaje gestual es importante. Por qué no miras qué gestos usas? Prestá atención a tu forma de comunicar, hablas claro?. Parate derecho, no te encorves, no frunzas el ceño, no cruces tus brazos, mirá a los ojos! Cualquiera de estas actitudes, disminuyen la autoestima y la confianza, fomentan la aparición de pensamientos negativos. En cambio, la sonrisa y abrirte a los demás, anima y facilita la expresión asertiva.

Expresar las preocupaciones alivia, todos tenemos alguna dificultad emocional o alguna circunstancia a resolver. Guardar sensaciones hace mal, en cambio compartirlas, nos abre a otra visión para adquirir perspectiva y pensar mejor.

La meditación ayuda a ponerte en blanco por un rato, a salir del ritmo frenético de vida que genera ansiedad y estrés. Proporciona un descanso, una oxigenación de la mente en pos de relajarnos para gestionar los pensamientos y las emociones.

Cambia la perspectiva, sacate el lente con el que estas filtrando las vivencias; busca reflexionar desde otro punto de vista. No es lo mismo ver las dificultades como problemas o como desafíos, porque transformas lo negativo con actitud optimista, cambia tu percepción y tu patrón mental.

Desarrollá la creatividad, realizando algún tipo de actividad artística, canalizá las emociones negativas a través de este medio. El arte es terapéutico, liberador y mejora el estado de ánimo.

Hacer actividad física es fundamental; cuerpo y mente están conectados; los pensamientos dependen también de experiencias corporales, de las relaciones que establecemos y del ambiente general. El deporte mejora el estado de ánimo porque relaja y ayuda a la segregación de hormonas.

Focalizá en lo que te hace feliz; sos consciente de lo bueno que hay a tu alrededor? Sos agradecido de lo que funciona en tu vida? A veces lo cotidianeidad no permite valorar lo que tenemos y le resta importancia. Hacer una lista de cosas que te dan felicidad, que te dan ganas de agradecer y que podes disfrutar, mejora tu estado emocional.